¿Gatorade o agua?

¿Gatorade o agua?

El proyecto

Este en un blog creado por estudiantes de tercer semestre de
Comunicación Gráfica Publicitaria de la Universidad de Medellín, centrado en una investigación desde la epistemología sobre la eficiencia del gatorade y el imaginario colectivo.

martes, 26 de mayo de 2009

Marco teorico

En las últimas décadas la conciencia del ejercicio se ha ido aumentando; y es por esto que la importancia de una buena hidratación va de la mano con el ejercicio mismo, pues aunque la sudoración nos permite una fácil evaporación del calor en nuestro cuerpo, no siempre es suficiente, y se debe complementar con algo más.
La manera más adecuada para contrarrestar la deshidratación al hacer ejercicio de larga duración, es en resumen que:

1. Se debe tener una dieta balanceada y una ingesta de líquido adecuada todo el día.
2. Se debe tomar 500 ml de líquido dos horas antes de iniciar la actividad física.
3. Durante el ejercicio se debe ingerir la máxima cantidad tolerable a intervalos regulares, lo que podrían ser cantidades entre los 125 y 300 ml cada 15 o 20 minutos.
4. El líquido debe estar a 15°C, y poseer un sabor agradable.
5. Si el evento tarda más de una hora, el líquido debe tener entre 4% y 8% de carbohidratos, además entre 0.5 y 0.7 gr de sodio por litro de agua, para que proporcione energía suficiente, pero sin limitar la velocidad de absorción intestinal, que además viene siendo ayudada, si dentro de la bebida se cuenta con una cantidad entre los 0.5 y los 0.7 gr de sodio por litro de agua.
6. Inmediatamente después del evento, se debe seguir ingiriendo líquido hasta reponer todo el que se perdió.

Es por eso que, al hacer ejercicio físico de alto rendimiento, no sólo es suficiente el agua pues su velocidad de absorción intestinal es más lenta en comparación con bebidas deportivas y quienes se hidratan únicamente con este liquido al hacer este tipo de ejercicio tienden a sentirse mas pesados en comparación con aquellos que usan bebidas hidratantes como por ejemplo, Gatorade.

A la hora de realizar cualquier actividad física, el cuerpo humano funciona de manera correcta bajo el supuesto de que debe estar correctamente hidratado ya que esto mejora y optimiza su rendimiento. Por eso es importante que el entrenador personal pueda conseguir que sus alumnos consuman líquido antes, durante y después de la práctica deportiva. Para ello, nada mejor que conocer cuáles son las bases de la hidratación, como realizarla y sobre todo... practicarla uno mismo. Por eso hay que saber que el cuerpo humano funciona normalmente a 37 º C. Cuando se realizan actividades físicas la temperatura corporal se eleva, poniéndose en funcionamiento diversos sistemas para controlar ese aumento de temperatura y así evitar que se dañen estructuras vitales. Uno de estos sistemas es la transpiración. El sudor producido se evapora sobre la piel y al transformarse el agua en vapor, disipa el calor, pero ya que el sudor no se evapora y cae del cuerpo, no es efectivo para disminuir la temperatura del cuerpo. Entonces si un deportista pierde, mientras entrena, el 2 % de su peso se produce una marcada disminución del rendimiento físico, y si se acentuara esa pérdida, podría sufrir desde lesiones y calambres, hasta un golpe de calor. Una persona que realiza actividad física genera calor y debe eliminarlo.

Por eso, a fin de contrarrestar estos peligrosos efectos, es necesario estar desprevenidos y realizar una correcta hidratación y reponer liquido antes, durante y después de toda práctica deportiva (incluido el entrenamiento) según indica la Academia Americana de Medicina del Deporte. Los líquidos a consumir pueden ser variados. Si usted realiza una práctica deportiva de menos de una hora de duración, con agua será suficiente. Si la actividad fuera muy prolongada, o muy intensa, puede recurrir a bebidas deportivas. Los líquidos a ingerir deben estar fríos, a temperatura entre 4 a 10 º C, o sea, a temperatura ambiente o de la heladera, no congelados. No indique bebidas gaseosas, jugos concentrados o bebidas con alcohol.

Las bebidas isotonicas

Las bebidas isotónicas o bebidas deportivas como se les suele llamar, ayudan a la absorción del agua.
Esta bebida “es efectiva para mantener el equilibrio de líquidos, proporcionar energía, reducir la degradación de las reservas de glucógeno, ayudar a mantener estables los niveles de glucosa en sangre y acelerar la asimilación del agua”
La glucosa es una pieza clave para el metabolismo de nuestro cuerpo, y es energía para el mismo. Al preparar una bebida isotónica se debe prestar atención a la combinación de hidratos de carbono, ya que se pueden lograr objetivos muy distintos. En deportes de corta duración y alta intensidad se recomiendan bebidas isotónicas que lleven glucosa, y en los de larga duración e intensidad media-alta, se aconsejan las que combinan hidratos de carbono simples (glucosa, fructosa, sacarosa) que se puede encontrar en alimentos como frutas naturales, azúcar de mesa, miel.
Estas bebidas no son imprescindibles y de hecho no representan ninguna mejora significativa en actividades de menos de una hora con respecto al agua, ya que el resto de solutos, como el sodio, la glucosa, potasio, etc, se pueden recuperar en la siguiente comida.
Resultados de la investigación y conclusiones
En las respuestas que obtuvimos por parte de los entrevistados, encontramos que muchos de ellos habían consumido Gatorade durante o después de la actividad física, pero casi la mitad de los entrevistados declararon que el Gatorade funciona de la misma manera que el agua y que los medios de comunicación son los que enaltecen a este producto, sin embargo un porcentaje menor declaró que consumía Gatorade porque mejoraba su rendimiento físico.
Revisando los datos investigados y la entrevista que habíamos obtenido por parte de la médica nos enteramos de que el Gatorade funciona mejor cuando la actividad física se prolonga por más de una hora, ya que esta bebida lo que hace es reponer las sales perdidas durante una larga rutina de ejercicio físico, si una persona realiza una actividad moderada no va a sentir una mejora en su rendimiento.
Es evidente que muchas personas desconocen estos datos sobre la bebida por eso pueden llegar a tomarla de forma inadecuada, ya que si no se ha hecho una actividad física suficientemente larga para reponer las sales perdidas con Gatorade, el consumo de este puede producir un exceso de azucares, sales e hidratos de carbono en nuestro cuerpo que solo buscarán la manera de almacenarse, convirtiendose en grasa y azucares en el torrente sanguineo, trayendo consigo obesidad y hasta diabetis.
Por eso esta bebida solo debe usarse cuando implique un gasto de energía que justifique su consumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entrevista entrenador

Entrevista deportista 1

Entrevista deportista 2

Entrevista deportista 3

Entrevista médica

Resultados de la investigación y conclusiones

En las respuestas que obtuvimos por parte de los entrevistados, encontramos que muchos de ellos habían consumido Gatorade durante o después de la actividad física, pero casi la mitad de los entrevistados declararon que el Gatorade funciona de la misma manera que el agua y que los medios de comunicación son los que enaltecen a este producto, sin embargo un porcentaje menor declaró que consumía Gatorade porque mejoraba su rendimiento físico.
Revisando los datos investigados y la entrevista que habíamos obtenido por parte de la médica nos enteramos de que el Gatorade funciona mejor cuando la actividad física se prolonga por más de una hora, ya que esta bebida lo que hace es reponer las sales perdidas durante una larga rutina de ejercicio físico, si una persona realiza una actividad moderada no va a sentir una mejora en su rendimiento.
Es evidente que muchas personas desconocen estos datos sobre la bebida por eso pueden llegar a tomarla de forma inadecuada, ya que si no se ha hecho una actividad física suficientemente larga para reponer las sales perdidas con Gatorade, el consumo de este puede producir un exceso de azucares, sales e hidratos de carbono en nuestro cuerpo que solo buscarán la manera de almacenarse, convirtiendose en grasa y azucares en el torrente sanguineo, trayendo consigo obesidad y hasta diabetes.
Por eso esta bebida solo debe usarse cuando implique un gasto de energía que justifique su consumo.